Descarga libro Guardianas Nazis El Lado Femenino Del Mal Rtf de Alvarez Monica G

Guardianas-Nazis-El-Lado-Femenino-Del-Mal-Rtf-1417812162.jpg

BIOGRAFIA:
Nació en Valladolid, España. Se ha destacado como periodista, escritora y guionista de radio y televisión.
Colabora habitualmente en “Muy Interesante”, “Época” y “Más allá de la ciencia”, periódicos como “La Vanguardia” en su formato digital o “Diario Siglo XXI”, así como en los programas de radio “Nits de Ràdio” en Onda Cero Catalunya, “Queremos Hablar” en ABC Punto Radio, “Ángulo 13” en Onda Cero Tenerife y “Noches de Radio” en Onda Cero con su sección Misterios y Conspiraciones.
Coautora de “Cuentos hindúes. Desde el Índico a los Himalayas” (ed. Karma 7) junto a la periodista Asha Mahan. En noviembre de 2012 publicó su primer libro de investigación en solitario: “Guardianas Nazis. El lado femenino del mal” (ed. Edaf) con prólogo del prestigioso médico forense Dr. José Cabrera.

RESEÑA: El nazismo postuló que todos aquellos que no fueran arios no eran humanos y por tanto serían tratados como animales. Si era ético experimentar con perros, gatos y ratones, ¿qué problema habría en hacerlo con judíos, polacos, gitanos u homosexuales? La respuesta la encontramos en los campos de concentración nazis donde cientos de fieles guardianas, con la sangre “limpia” y libres de intoxicaciones, se convirtieron en las torturadoras y asesinas más despiadadas de la Segunda Guerra Mundial. No son tan famosas como los Hitler, Himmler, Goebbels o Mengele pero la Historia más siniestra de la Humanidad tiene su hueco para estas auténticas arpías, las caras inhumanas que tantas víctimas dejaron tras de sí. Como el caso de Hermine Braunsteiner, “La Yegua de Majdanek”, que disfrutaba propinando severas coces en el estómago de sus confinadas. O Irma Grese, el “Ángel de Auschwitz”, cuyo pasatiempo favorito era echar a sus perros para que devoraran a las prisioneras. A lo largo de este libro, la autora recoge la biografía de un total de 19 mujeres que participaron activamente en la maquinaria bélica del Nacionalsocialismo y que sucumbieron ante el poder, la sangre y la muerte. ¿Tuvieron otra salida? Sí. No obstante, optaron por tomar las riendas, acatar órdenes y aliñar sus actuaciones con fuertes dosis de vejación, maltrato y sadismo.

Te pueden interesar